El Cruzado, el Arcángel y la Harpía (opereta medieval)
Obra nº: 165
Espectáculos:

Lutherapia

Discos: (No)
Vídeos / DVD: Lutherapia

———————————————————————————oOo———————————————————————————

Versión teatral espectáculo Lutherapia.
Teatro Gran Rex, Buenos Aires, Argentina, 29 de mayo, 2009.

MM: Marcos Mundstock - DR: Daniel Rabinovich - CN: Carlos Núñez Cortés - LP: Carlos López Puccio - JM: Jorge Maronna.

———————————————————————————oOo———————————————————————————

DR:
Es que cuantos más libros de Mastropiero, o sobre él leo, menos sé por dónde empezar.
MM:
Y por ejemplo, a ver, alguna obra de él que le haya impresionado especialmente.
DR:
A mí hay una que me encanta que es una opereta medieval: "El cruzado, el arcángel y la harpía".
MM:
Ah… sí, sí.
DR:
Es buenísima. Que trata sobre la batalla final por la posesión de la ciudad de Jerusalem...
MM:
Sí, sí, la conozco, la conozco.
DR:
... entre los turcos comandados por el poderoso sultán Saladino y los cruzados de occidente, al mando del caballero Christophe de Cotillón. ¿La conoce?
MM:

No, no la conozco.

 

LP:
Mis valientes, debemos regresar a la batalla. ¡Andando! ¡Hacia el este!

TODOS:
Los cruzados vamos ya
regresando hacia el este,
avanzamos hacia allá
cueste lo que cueste.
LP: Volveremos a la batalla
desandando el camino
y venceremos al canalla,
al canalla Saladino.
Aunque el turco nos deteste
CORO:
marcharemos hacia el este.
LP:
Aunque es cruel como la peste
CORO:
marcharemos hacia el este.
LP:

Ese hombre es un canalla
tan feroz y vengativo
que después de las batallas
mata a todos los cautivos.

Aunque ataque con sus huestes

CORO:
marcharemos hacia el este.
LP:
Aunque venza y nos torture,
CORO:
marcharemos hacia el este.
LP:
y nos corte en pedacitos
CORO:
marcharemos... hacia el oeste.

LP:
Mis valientes, no podemos retroceder. Estamos en la hora más difícil de nuestra cruzada para liberar Tierra Santa. Hace unas horas me disponía a lanzar la batalla decisiva contra el malvado sultán Saladino…
TODOS:
¡Buuuu!
LP:
... y justo en ese momento un maleficio misterioso me sacó del frente de batalla junto con vosotros, mis mejores hombres… y me trajo hasta este lejano bosque. Y este maleficio, solo puede ser obra ¡del malvado sultán Saladino!
TODOS:
¡Buuuu!
LP:
Pero Saladino no se...
TODOS:
¡Buuuu!
LP:
Pero Saladino…
TODOS:
¡Buuuu!
LP:
Pero el que les dije… no se saldrá con la suya. De nada valdrán las brujerías de ese malvado sultán.
MM:
No, de nada valdrán… no valdrán de nada.
LP:
¡El malvado sultán!
MM:
... malvado... ¡es malo!…
LP:
Saladino.
TODOS:
¡Buuuu!
LP:
Bien, andando ¡Hacia el este! Pero... ¿qué significan esas caras de desagrado y reprobación?
TODOS:
¡Desagrado y reprobación!
JM:
Señor, descansemos.
MM:
Sí señor, estamos agotados. ¿Por qué no disfrutemos un poco las bellezas de la región? Mire, me traje la "Guía del Perfecto Cruzado". ¡Hay unos lugares!
JM:
Aquí recomiendan hoteles: "Hotel El Musulmán, Inn", "El Cristiano, out". Gran hotel "El descanso del Cruzado", camas, inn, resort.
MM:
Es buena esa…
DR:
¡Necesitamos descansar!
LP:
Sí, ¿y?...
DR:
¿Cómo vamos a descansar en camas sin resort?
LP:
Espolón de Aquitania… no hablas como un verdadero cruzado. No haces honor a tus ancestros. Te recuerdo que eres hijo del famoso guerrero Botellón de Borgoña. Su solo nombre exalta tu valor ¿eh?
DR:
No, es que me acalambré, estoy muy cansado. ¡Mi padre, Botellón de Borgoña! Era el cruzado más temido por los vasallos del sultán. Cuando lo veían llegar altivo, temible, en las heladas mañanas de invierno, los moros ¡temblaban de miedo!... en invierno.
LP:
¿Y en verano?
DR:
¡Sudaban de miedo! Era hijo de madre mora y noble cristiano, por eso lo llamaban "el muy cruzado". Usaba su temible armadura roja, cubierta de articuladas láminas de acero, por eso también lo llamaban "el crus... táceo".
LP:
Bueno, basta de hablar. ¡Andando! Ardo en deseos de volver a encontrarme con ese canalla de Saladino.
TODOS:
¡Buuuu!
MM:
Señor, señor, ¿lo conoces? ¿Te has encontrado alguna vez con… con… Buuuu?
LP:
Nos encontramos fugazmente en una batalla. Apenas si cruzamos unas palabras; fueron unas palabras cruzadas. Yo le hablé en oc, la moderna lengua provenzal. Le dije: "oc… oc… oc…"
MM:
¿Y eso qué quiere decir?
LP:
"¡Ríndete, cobarde! ¡Maricón!"
JM:
¿Y él?
LP:
Él me contestó algo que no entendí. Me dijo: "eres un hijo de mujer que comercia con su cuerpo... horizontal, cuatro letras".
JM:
¡Mamá!
MM:
O papá.
DR:
¡Abuela!
MM:
No, cuatro, cuatro letras.
DR:
Ah, claro… "abuela" tiene tres. A-bue-la. Tres letras.
LP:
¡Andando!
CN:
¡Deteneos, intrépidos guerreros! ¡No podéis avanzar!
LP:
¡Apártate buen hombre, o mi espada hablará!
CN:
¿Tiene un parlante?
LP:
¡Este debe ser un guardia de Saladino!
DR:
Tengo una idea para que este temible guardia nos permita pasar.
LP:
¿Cuál, Espolón de Aquitania?
DR:
Le ofrecemos dinero.
LP:
¿Dinero a un guardia de Saladino?
DR:
¡Ah!, yo había entendido: "un guardia argentino".
LP:
¡Te he dicho que te apartaras! Debes saber que...
CORO:
Los cruzados vamos ya
regresando hacia el este
avanzamos hacia allá
cueste lo que cueste.
LP:
¡No nos impidas el paso!
CN:
Pero no os estoy impidiendo el paso. Solo quiero advertiros de que estáis equivocados. Ese no es el camino de la batalla ¡No! La batalla es hacia allá. Porque si seguís ese otro camino, caeréis en la trampa de la hechicera Harpía. Harpía atrae a los viajeros virtuosos y los conduce a la perdición.
TODOS:
¿Harpía?
CN:
Sí, la llaman así porque los atrae con el sonido de su harpa (*). Toca muy bien ¿eh? Y luego... ¡los seduce con la fatal atracción del pecado!
LP:
No temas, ni por error podría seducirnos. Somos hombres santos, tenemos muy clara nuestra misión: vamos para allá derechito, liberamos Jerusalem, llamamos a elecciones, y listo.
CN:
Escucharos decir eso me alivia, porque Harpía en su palacio, con su corte de bellas damiselas, ofrece vicios desconocidos.
TODOS:
¿Desconocidos?
CN:
¡Sí!... pero se aprenden fácil. Miren este mapa. Aquí están señalados todos los palacios de la región, ¿ven?, están marcados con una "X". Este, es el de Harpía. Ha sido calificado con ¡triple X! Sí, ¡es que allí hay pecado! ¡desenfreno! ¡sexo sin límites!
MM:
Vayamos a darle una lección.
JM:
Sí, vamos, miramos y volvemos.
DR:
Sin tocar nada.
CN:
Escuchen, escuchen, antes que nada van a encontrarse con un grupo de bailarinas desnudas, abrazadas a columnas.
LP:
¡Escúchenme!, el palacio de Harpía es un antro de perdición. Es evidente que nuestra presencia allí… es imprescindible. Podría ser un peligro para los caballeros que vinieran después que nosotros. Debemos apresurarnos… ¡o van a llegar antes!
CN:
Pero escuchen… pero… caballeros… ¿y la batalla?... ¿y Saladino?
TODOS:
¡Buuuu!
CN:
Ya amanece. Deben estar de regreso. ¿Cómo habrán pasado la noche?
TODOS:
Los cruzados vamos ya
regresando hacia el este…
MM:
¡Cómo te quiero! ¡Cómo te quiero!
LP:
Buen hombre, tenía razón ¡Qué noche! ¡Qué mujeres!
JM:
¡Yo hice de columna!
LP:
Esa Harpía es increíble, me ha hecho prometerle que volvería a sus brazos.
CN:
Pero... ¿no os retuvo?
MM:
¡No! Nos expulsó de ese antro.
CN:
Y ¿por qué?
MM:
Dice que somos demasiado degenerados.
LP:
No, de mi se enamoró. Cuando todo esto termine, me casaré con ella.

Te amo Harpía, te amo
no creí que ocurriría,
era cierto que harías
realidad mis fantasías.
Tu amor desinteresado
para mí es algo inédito,
ninguna me había aceptado
pagar con tarjeta de crédito.

Y ahora... ¡a derrotar a Saladino! ¡Andando!

CN:
Christophe, Christophe... ¡Christophe!
LP:
¿Qué pasa?
CN:
Tengo algo que decirte: durante la noche que pasaste con Harpía, Saladino derrotó a tus tropas.
LP:
No, eso no puede ser ¡Él no puede triunfar!, su fe es de peor calidad que la nuestra.
CN:
¡Pero triunfó!
LP:
¿Y tú cómo sabes eso?
CN:
¡Christophe!, es hora de que sepas quién soy...¡Soy el arcángel Manuel!
LP:
¡Oh! Me inclino ante usted su majes… eh… su alteza eh…
MM:
Es un arcángel.
LP:
¡Su arcangelidad!
CN:
Mira, traigo un mensaje para ti, de…. bueno, ya te imaginas, no debo nombrarlo en vano.
LP:
Seguro que me felicita por mi cristiano desempeño.
CN:
No exactamente. Mira, me manda a decir lo siguiente: "Christophe, eres un imbécil, ¿quién te mandó a pelear con Saladino?".
LP:
¿Un imbécil?
CN:
¡Sí!
LP:
Pero… ¿en qué sentido?
CN:
¿Cómo en qué sentido? Te ordenaron traer la fe verdadera y tú, ¿qué?, ¡saqueos, violaciones! ¡Arrasaste pueblos enteros!
LP:
Bueno, yo creí interpretar su voluntad. Yo soy solo un humilde siervo.
CN:
En eso tienes razón... ¡eres un animal! Por otra parte, lo de anoche... con Harpía, ¡fue una vergüenza para la cristiandad!
LP:
Bueno...yo estaba un poco cansado ¡Es la primera vez que me pasa!
CN:
Mira, Christophe, te diré algo: no fue Saladino el autor del hechizo que te sacó del frente. ¡Fui yo! Me ordenaron evitar que perecieras. Por eso anoche te saqué con un soplo milagroso del campo de batalla, y te empujé hacia el palacio de Harpía.
LP:
¡Harpía, mi amor!
CN:
El Señor no quería que perecieras. La verdad, no sé por qué. Se ve que prefiere tenerte el mayor tiempo posible... lejos de su Gloria.

No has entendido nada
eres un animal,
venías a una cruzada
y no a turismo sexual.
LP:
¿Y qué será de mí?
CN:
Mira, es evidente que aquí, en el este, has fracasado, así que el Señor te ha destinado a otra labor importante. Sí, deberás llevar nuestra fe hacia el oeste, a través del océano, ¡descubrirás nuevas tierras! Mira, para no despertar sospechas te vamos a poner un pseudónimo. ¿Cómo era que te llamabas vos?
LP:
Christophe de Cotillón.
CN:
Christophe de Cotillón... ¡Ahí está! ¡Cristóbal Colón!
LP:
¿Para el oeste?
CN:
Siempre para el oeste.
LP:
Y ¿cómo voy a encontrar el camino? ¿cómo voy a encontrar el rumbo correcto?
CN:
No, no, no puedes equivocarte. El Señor te ha conferido un poder especial: ¡El Geo Poder Sagrado! ¡El G.P.S.!

TODOS:
Los Cruzados vamos ya
regresando hacia el oeste,
avanzamos hacia allá
"co-este lo que co-este".
LP:
Arcángel, antes de partir, aclárame una duda. ¿El amor de Harpía era fingido?
CN:
Sí.
LP:
¡No! ¡No me digas eso! ¡No es posible! Pero… pero ¿qué es esa mujer? ¿una maga? ¿una hechicera? ¿una bruja? Dime, ¿qué es Harpía?
CN:
¿Sabes lo qué es Harpía? "Mujer que comercia con su cuerpo, horizontal, cuatro letras".
LP:
¡Ah! ¡Como mi mamá!
(*) En español el instrumento musical "arpa" también admite la grafía "harpa".

Las obras en las que participan los cinco artistas tienen siempre algo de festivo. En esta ocasión son soldados, un poco al estilo de La Balada del Séptimo Regimiento, con Carlos López Puccio al frente de un pelotón que debe cumplir una misión de la que no están muy convencidos. Al estar en primer lugar dentro del espectáculo su objetivo es calentar al público y predisponerlo favorablemente para la representación.

———————————————————————————oOo———————————————————————————